Contacto| Localización y horarios

docutren Información documental ferroviaria

 

Destacamos - Colecciones

Máquina Hugin para la expedición de billetes


Máquina Hugin para la expedición de billetes.

Modelo K23. Nº de serie: 505544. Año: 1967. Hugin Kassaregister AB (Suecia)

Distribución: Gispert, S.A. Barcelona-Madrid

Pieza IG: 05646. Museo del Ferrocarril de Madrid 

Esta máquina expendedora de billetes fue fabricada en la década de 1960 por la casa Hugin Kassaregister AB, de Estocolmo, Suecia. Vino a simplificar el sistema de venta de los títulos de transporte utilizado hasta ese momento. Sustituyó a los antiguos billetes de cartoncillo, tipo Edmondson, por los nuevos billetes de cartulina tipo Hugin.

La casa Hugin Kassaregister AB fue creada el año 1928, pero después de una reestructuración en el año 1986 cesó sus operaciones y transfirió sus activos a sus distintas filiales y distribuidores en Europa. Era y es una de las principales empresas fabricantes de cajas registradoras. En la actualidad sigue su producción bajo la denominación Hugin Retail Solutions, aunque ahora las máquinas registradoras son electrónicas.

Esta empresa distribuyó miles de máquinas por distintas ciudades europeas, las cuales se adaptaron a las distintas administraciones ferroviarias. El modelo que se instaló en las estaciones españolas fue el K23. Las primeras Hugin aparecieron en España en el año 1967 y se estuvieron utilizando hasta los años noventa.

El funcionamiento de las Hugin podía ser eléctrico o manual. Consistía en la introducción de billetes de cartulina semiimpresos solo para completar la información relativa a la fecha, tren, tipo de tarifa, importe, clase, procedencia y destino. La máquina Hugin constaba de una caja registradora, un conjunto de clichés y un portaclichés.

El accionamiento era mediante una llave junto al teclado, este constaba de varios pulsadores o teclas de colores. Dos filas de teclas azules para la impresión, mediante códigos, de la tarifa; junto a ellas cuatro filas de teclas para los importes, la primera de color blanco para los miles y las siguientes de color negro, para centenas, decenas y unidades. Por último, las teclas de color rojo eran para las distintas clases: 1ª, 2ª, 3ª y ferrobús. En el ángulo inferior derecho disponía de una tecla que desbloqueaba el teclado. Más arriba de esta tecla estaba la barra motor, una tecla más grande y de color negro para el disparo de la máquina. En el lado izquierdo, estaba el fechador y el número de tren, dos rodillos metálicos numerados y la ranura para introducir los clichés. En el lado derecho hay un orificio para la manivela cuando el accionamiento era manual. De cara al público tenía un visor para ver el importe del despacho realizado.

El aparato portaclichés era una especie de tambor giratorio de hojas metálicas para alojar los clichés, estos eran placas de metal ligero destinados a imprimir el trayecto de los billetes, con la estampación en relieve de la estación de origen, la de destino y la distancia comercial entre ambas. Los billetes utilizados eran de colores para distinguir las clases. Amarillo para 1ª clase, verde para 2ª y marrón para 3ª y ferrobús.

De esta máquina se conservan diferentes modelos en distintos museos e instituciones como muestra de la importancia que tuvo durante tres decenios en el sistema ferroviario. 



  Descargar ficha (pdf)